La noche del jueves se realizó en la ciudad de Nashville, Tennessee, el segundo y último debate presidencial de los Estados Unidos entre el Republicano Donald Trump y el Demócrata, Joe Biden, ejercicio político mucho mejor organizado y civilizado que el presentado por primera ocasión hace unas semanas, esto a once días de que se efectúen las elecciones presidenciales a realizarse el 3 de noviembre.

Trump tenía el objetivo claro,  buscar recuperar terreno en las encuestas que lo sitúan rezagado frente a su rival, Joe Biden. 

Entre los temas tratados en este debate fueron: Pandemia, Inmigración, Economía de estadounidenses, Impuestos, Cambio climático.

Ambos candidatos, Trump y Biden, expusieron sus argumentos

Biden dice que no hay prospectos de que haya una vacuna antes de mediados de 2021 y que con Trump se vive un invierno oscuro. Trump interrumpe y niega que se viva un invierno oscuro. 

Trump cuestionó a su rival demócrata y le reclamó explicar supuestas irregularidades de cuando era vicepresidente (2009-2017) en relación a negocios de su hijo Hunter Biden.
“Nunca he recibido ni un centavo del extranjero en toda mi vida”, dijo Biden.

El demócrata respondió atacando con fuerza al presidente Trump por su gestión de la pandemia y los más de 222 mil  vidas que se cobró el covid-19 desde marzo: El “responsable de tantas muertes no debería seguir siendo presidente”.

Joe Biden deploró la política de 2018 de separar a niños migrantes de sus padres, que Trump debió suspender ante la indignación general. “Esos chicos están solos, sin lugar a donde ir. Eso es criminal”, dijo Biden en el último  por unos 545 menores aún sin sus padres.

En el tema climático, Trump dijo, “Me encanta el medio ambiente. Tenemos las mejores cifras más bajas en emisiones de carbono en 35 años. Vean el caso de China, esa inmundicia. Yo no voy a sacrificar millones de empleos por el Acuerdo de París, sobre el Cambio Climático. 

Cada candidato argumentó el por qué serían la mejor opción para la presidencia de EU

 

Deja una respuesta