Arabia Saudita recibirá este fin de semana la cumbre del G20, una primicia para un país árabe, aunque bajo un formato virtual que puede limitar su alcance ante una agenda cargada por las devastadoras consecuencias económicas de la pandemia, incluyendo para los países pobres.

En la reunión virtual se planeará también la sombra de la caótica transición política en Estados Unidos. El miércoles, la Casa Blanca no había hecho ningún comentario sobre la participación de Donald Trump, que persiste en cuestionar su derrota en la elección presidencial.

No habrá gran ceremonia de apertura en Riad, pero sí pantallas que se abrirán una tras otra en París, Berlín, Moscú…

El rey Salmán reúne durante dos días a los jefes de Estado y de gobierno de las 20 naciones más ricas del mundo para hablar de las “consecuencias de la pandemia” y las “medidas para relanzar la economía mundial”, declaró a la AFP una fuente de los organizadores.

Leave A Reply