El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, admitió estar «aburrido» de las preguntas que le hacen sobre las muertes por covid-19 en su país, que la semana pasada superó los 600 mil fallecidos desde que comenzó la pandemia, informó Reuters.

Bolsonaro se encontraba este lunes en la playa de Guarujá, en el estado de Sao Paulo, cuando un periodista le preguntó sobre el número de muertos en Brasil. «¿En qué país no murió gente? ¡Dímelo!», respondió el mandatario. «Mira, no vine aquí para estar aburrido», sentenció.

El pasado 8 de octubre, la cifra total de fallecidos en la nación sudamericana ascendió a 600.077, lo que lo sitúa en el segundo país con más decesos, por detrás de Estados Unidos.

Leave A Reply