Las autoridades arrestaron a dos hombres que atacaron a un sujeto quien fue acusado de violar a su sobrina.

El hombre de 36 años fue acusado por su sobrina de 20 años de haber intentado agredirla sexualmente en el municipio brasileño de Olhos D’Agua.

La joven logró escapar y finalmente le contó a su familia sobre el presunto incidente.

De acuerdo con información de New Zealand Herald, la familia estaba indignada e idearon un plan de venganza.

Le dijeron al agresor que fuera a un campo de caña de azúcar para ayudarlos a castrar a los jabalíes de la zona.

Pero poco sabía él del trágico final que le esperaba.

Luego de ser detenidos, los hombres le dijeron a la policía que cuando estaban con el tío de la mujer agredida, lo golpearon hasta dejarlo inconsciente y luego comenzaron a castrarlo.

Lograron quitarle los genitales y arrojaron los restos carnosos a los cerdos para alimentarlos. El hombre fue dado por muerto.

Finalmente se despertó y cuando miró hacia abajo quedó helado con la terrible escena que encontró. De inmediato se traslado por sus propios medios al Hospital Municipal Dr. Gil Alves en Bocaiuva para recibir atención médica.

Los doctores lograron detener la hemorragia y mantenerlo con vida. Le restauraron el tracto urinario, pero le informaron que no podría reconstruirle los genitales.

Le informaron que podrían haber podido volver a unir sus genitales si no se los hubieran dado de cenar a los cerdos.

El oficial de policía local Stephan Da Silva dijo en un comunicado, a través del Daily Mail: “Este caso es algo inusual, fuera de lo común. Es incluso inhumano”.
Era como algo salido de una escena de una novela de Dante”, dijo el cirujano Felipe Lobo. “Su pene y escroto habían sido cortados y sus genitales externos estaban completamente ausentes. Todo lo que pudimos hacer fue detener la hemorragia, darle una transfusión de sangre y limpiar la herida”.
Las autoridades fueron al campo de caña de azúcar para ver si podían encontrar algún rastro de las partes íntimas del hombre pero no encontraron nada pues los cerdos habían comido todo

El hombre de 36 años está en el hospital y está recibiendo antibióticos para ayudar con su herida y se espera que en próximos días le den de alta.

En cuanto a su presunta víctima, la joven de 20 años no ha denunciado su incidente a las autoridades, lo que significa que no está claro si su tío será acusado.

Leave A Reply