Debido a la pandemia por Covid-19 y con la intensión de evitar más contagios, la edición XVI  del Congreso Internacional de la Divina Misericordia se realizó de manera virtual, fue inaugurado por él Arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa pidió crecer en nuestra vida de fe y esperanza, en nuestra vida de hijos de Dios y de la iglesia.

“Somos una iglesia, humana, terrena, peregrina, por lo tanto siempre, siempre, necesitada de la Misericordia del Señor”, señaló.

Durante su participación, el Obispo de Matamoros, Eugenio Lira Rugarcía durante el congreso señaló que la pandemia ha dejado al descubierto nuestras falsas seguridades y también la necesidad que tenemos de Dios, ante la pérdida de varias personas y de las que han enfermado.

Reconoció que la población se siente sola, triste, preocupada y con dolor porque la pandemia se ha llevado a sus seres queridos y otros los ha dejado enfermos, a los médicos exhaustos por la carga de trabajo que se ha multiplicado y otros han perdido sus empleos, ya que el Covid-19 no ha respeta ni sexo, edad ni condición social, sin embargo, hoy más que nunca se debe estar en unidad y oración para superar esta dura prueba.

“La pandemia ha dejado al descubierto como dice el Papa, nuestras falsas seguridades, pero también nos ha hecho redescubrir la necesidad que tenemos de Dios”, dijo.

Lira Rugarcía, pidió a la población no tener miedo, situaciones como el Covid ya han ocurrido en otros siglos como la peste negra, la viruela, el sarampión, el cólera, la fiebre amarilla entre otras.

El Congreso de la Divina Misericordia también contó con momentos de oración, cantos y testimonios.

 

Deja una respuesta