Las islas Feroe (Dinamarca) fueron escenario este fin de una cacería masiva de delfines de flancos blancos. Según estimaciones de medios  locales, en un fiordo de la isla Eysturoy fueron sacrificados 1.428 animales.

La cacería anual de delfines y ballenas, una tradición de 1.200 años de antigüedad conocida como ‘grindadráp’, corrió a cargo de balleneros locales en medio de una enorme manada de esta especie de delfines.

El grupo ambientalista Blue Planet Society ha calificado la cacería de «masacre» y ha exhortado a Dinamarca y a la UE a tomar medidas para «salvar a los delfines protegidos de estos habitantes completamente irresponsables de las islas Feroe». Uno de los voluntarios de la organización creó una petición para frenar la caza de delfines y ballenas pequeñas que ya ha alcanzado más de 500.000 firmas.

Leave A Reply