Un grupo de rebeldes opuestos a la junta birmana afirmó el lunes haber derribado un helicóptero del ejército, un día después de una nueva jornada de represión que dejó al menos cinco civiles muertos.

Desde las ciudades hasta las zonas rurales más remotas del país, Birmania está que hierve desde el golpe de Estado del 1 de febrero contra el gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

También se intensificaron los enfrentamientos entre el ejército y las minorías étnicas en el norte y el este, lo que provocó el desplazamiento de decenas de miles de civiles, según la ONU.

El lunes, el Ejército por la Independencia Kachin (KIA) dijo que había derribado un helicóptero cerca de la ciudad de Momauk, en el extremo norte del país.

 

Leave A Reply