La líder civil Aung San Suu Kyi expulsada del poder por la junta militar en Birmania es objeto de nuevas denuncias penales, anunció este lunes su abogado, mientras los militares endurecen la represión contra el movimiento prodemocracia.

Ang San Suu Kyi, de 75 años, no ha sido vista en público desde que fuera detenida en las primeras horas del golpe de Estado del 1 de febrero.

Desde entonces, la represión de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes prodemocracia en Birmania ha ido en aumento y provocado la muerte a más de 700 civiles.

Leave A Reply