En Reino Unido, dueños de perros que usen arnés o collar sin placa de identificación se harán acreedores de una multa considerable o incluso un tiempo en prisión.

La ley de la Orden de Control de Perros de 1992 establece que todos los perros deben usar un collar con una etiqueta de identificación con el nombre y la dirección de su dueño.

Cualquiera que se encuentre en violación de esta ley sería culpable de un delito contra la Ley de Sanidad Animal de 1981, que podría derivar en una multa de nivel 5 en la escala estándar que anteriormente tenía un límite de £ 5,000 (137 mil pesos) pero que desde entonces ha cambiado a ‘ilimitado’.

Un portavoz del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA) dijo que la pena máxima por condena sumaria será de hasta seis meses de prisión y / o multa ilimitada.

Leave A Reply