Personas que pertenecieron a La Luz del Mundo, revelaron que sus líderes “imponían una cultura de sumisión sexual en nombre de Dios”.

De acuerdo con los testimonios recuperados por los periodistas Gerardo Reyes, Isaías Alvarado y Peniley Ramírez, Naasón Merarí Joaquín García se sentaba a ver cómo adultos abusaban sexualmente de menores de edad. Sus víctimas, exigía el líder, debían ser de tez blanca o de tez morena clara.

“Las selecciona dependiendo del color de piel, tenía que ser clara, no muy morenas, tenías que ser blanca o morena clara, rasgos finos, el cabello de cierta manera, tenías que tener una buena altura”, dijo Sochil Martin, sobreviviente de La Luz del Mundo, a autoridades de Estados Unidos. Su declaración fue recuperada por Univisión.

Otra de las historias, relatada por Sochil Martin, revela que un niño de 14 años fue obligado a tener relaciones con su propia madre por órdenes de Naasón, quien enfrenta acusaciones por delitos graves que incluyen violación forzada de un menor, copulación oral forzada de un menor, relaciones sexuales ilegales, acto lascivo con un niño y conspiración y posesión de pornografía infantil, así como otros cargos por delitos relacionados con el abuso de su posición como líder del movimiento religioso.

Leave A Reply