El Kremlin dio a conocer este martes que “no tomará en cuenta” los pedidos de Occidente para liberar al opositor ruso Alexéi Navalni, detenido desde su regreso a Rusia, y afirmó que los llamados de éste a protestas masivas el fin de semana eran “ilegales”.

El militante anticorrupción de 44 años fue detenido el domingo al regresar de Alemania, donde se recuperaba tras su presunto envenenamiento en agosto, del cual acusa al presidente Vladimir Putin a pesar de las múltiples negativas de las autoridades.

Las principales potencias occidentales reclamaron su liberación “inmediata”, piden a Moscú que responda a las acusaciones de envenenamiento e investigue este presunto intento de homicidio.

Leave A Reply