Tras seis meses de estado de emergencia sanitaria, marcados por un letal invierno, Portugal inició el sábado la última etapa de un desconfinamiento gradual que, por ahora, no ha provocado un rebrote de la epidemia del Covid-19.

El levantamiento o aligeramiento de restricciones sanitarias prosigue este fin de semana, con la reapertura de las fronteras terrestres con España, los primeros conciertos-test y la ampliación de horarios de cafés, restaurantes, comercios y espacios culturales.

“Esto me da la sensación de recuperar la libertad” dice a AFPTV Clara Nogueira, mientras hace cola para asistir a un concierto-test con 400 espectadores en Braga, en el noroeste del país, al aire libre, pero con mascarillas, distancia social y control de temperatura obligatorio.

Leave A Reply