La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) realizó una inspección a un relleno sanitario de residuos sólidos urbanos y de manejo especial de una empresa que recibe diariamente en promedio 2 mil 200 toneladas de estos residuos, en Naucalpan de Juárez, Estado de México.

Durante la visita observó la fuga de lixiviados con un flujo notable que afectó al arroyo San Juan, que es afluente de la Presa Madín, situación que pudo causar la mortandad de peces presentada recientemente.

La Procuraduría realizó la Clausura Parcial Temporal, restringiendo la operación del relleno a un 50%, la cual queda condicionada al cumplimiento de las siguientes medidas de urgente aplicación:

  • Aplicar las medidas necesarias para cumplir con las especificaciones técnicas establecidas en la Norma Oficial Mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003, relacionadas con la conducción y captación de lixiviados que se generan en el relleno sanitario.
  • Realizar un programa de monitoreo de lixiviados y presentar los resultados ante esta Procuraduría.
  • Diseñar y poner en operación un drenaje pluvial para el desvío y desalojo de escurrimientos de aguas pluviales.
  • Presentar un programa de reparación del daño ambiental causado por las descargas de lixiviados al río San Juan y a la Presa Madín.

Leave A Reply