Golpeadas por una sequía histórica, regiones enteras de Argentina, Paraguay, Bolivia y el sur de Brasil han sufrido estos últimos meses devastadores incendios que arrasaron inmensas superficies cubiertas de vegetación y humedales de excepcional biodiversidad.

A medida que se acerca la hora de un balance anual en esta región central de América del Sur, cuenca hidrográfica formada por los grandes ríos Paraguay, Paraná y Uruguay, los observadores señalan que el problema de los incendios ha sido particularmente agudo en 2020.

“Este año la cantidad de incendios fue dramáticamente más alta. En Argentina se incrementó más o menos un 170%, es muy grave”, explica Elisabeth Möhle, investigadora en políticas ambientales de la Universidad Nacional de San Martín (UNSM).

Leave A Reply