El médico urgenciólogo Rogelio “R”, del IMSS en Puebla, se infectó de COVID-19 en el municipio de Teziutlán, y gracias al trabajo de sus compañeros sobrevivió a la enfermedad tras estar intubado 12 días; se reincorporó a su labor médica para salvar vidas en el marco de esta pandemia.

El doctor de 52 años se infectó en la fase más crítica que vivió el municipio de Teziutlán a finales de septiembre de 2020; sentía desvanecerse por los dolores que provoca esta enfermedad.

Durante una de sus jornadas de trabajo, Rogelio intubó a una persona que llegó con dolor precordial, a través de una placa de Rayos X se percató que había una diseminación pulmonar seria y al realizarle la prueba rápida, el paciente salió positivo a COVID-19.

A los pocos días el médico urgenciólogo comenzó con los primeros síntomas: fiebre, pérdida del gusto y olfato, por lo que acudió a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 22 en Teziutlán, donde corroboró el diagnóstico y se resguardó en su domicilio con el tratamiento previo.

En su casa comenzó a desaturar a 90 por ciento, el dolor de cabeza incrementó, se agravaron los problemas intestinales, dolor abdominal, cuadros de enteritis y vómito.

Ingresó al Hospital General de Zona (HGZ) No. 23 en situación crítica con saturación al 86 por ciento y al no presentar mejoría los especialistas tomaron la decisión de enviarlo al Hospital General de Zona (HGZ) No. 20 “La Margarita”.

Cuando lo trasladaban en la ambulancia escuchó una voz a lo lejos, era la de su hijo que quería acercarse a verlo, eso le hizo recobrar el conocimiento que sentía haber perdido.

“Después de 12 días regresé a este mundo”, señaló el doctor Rogelio, quien para su recuperación recibió transfusión de plasma convaleciente, y reconoció que gracias al trabajo del personal de todas las áreas del Instituto fue posible sobrevivir al COVID-19.

Durante su estancia en el Hospital de “La Margarita” perdió más de 14 kilos, regresó a su natal Teziutlán para continuar su convalecencia y el 3 de enero de 2021 regresó a laborar al HGZ No. 23.

“Lo único que quería en esos momentos tan críticos es que no tuviera dolor, pudiera comer, ir al baño y que no tuviera fiebre, con eso era una riqueza”, expresó.

Con base en su experiencia, el médico urgenciólogo hizo un llamado a la población a cuidarse, extremar medidas, ya que los jóvenes son los que llevan el virus a sus casas e infectan a las personas mayores o vulnerables que están en resguardo.

Por su parte, la Jefa de la Terapia Intensiva del Hospital de “La Margarita”, doctora Rosa Elena Zamudio, comentó que Rogelio “R” ingresó por un cuadro de insuficiencia respiratoria severa que ameritó ventilación invasiva y por algunos días lo colocaron boca abajo para regular sus niveles de oxígeno.

“Fue un caso complicado, pero el equipo multidisciplinario del Hospital ha puesto todo su conocimiento en los pacientes para poder salvarles la vida”, señaló Elena Zamudio.

Leave A Reply