Como cada año, los campos se han vestido de color naranja y han dado vida a la hermosa flor de Cempasúchil que con su aroma guiará a los fieles difuntos en su camino de regreso a casa. 

 

Desde inicios de esta semana, y con nuestro volcán Popocatépetl como testigo, ha iniciado el corte de esta hermosa flor que por su color y olor peculiar se ha convertido en un símbolo de las ofrendas para los muertos que llegarán el 1 y 2 de noviembre.

Modesta Delgado, productora de la flor de Cempasúchil en Atlixco, invitó a que a pesar de la contingencia por Covid-19 no se pierda esta milenaria tradición de celebrar a nuestros muertos con flores, comida, música y ofrendas.

Por su parte Lorenzo Díaz Ortega coordinador industrial Santa Rita en la Plazuela del Productor en ese municipio, declaró que esperan una derrama económica por 90 millones de pesos con la cosecha de 450 hectáreas y que la venta de flor de cempasúchil reactive la economía en esta temporada de Día de Muertos.

Deja una respuesta